LFGP
LFGP

¿A quién no le apetece visitar La Rioja?
No es una región extensa ni lejana, lo que nos permite organizar un viaje relámpago con etapas cortas, un viaje ideal para relajarse, pedalear un poco, comer, beber buen vino… un viaje perfecto incluso para principiantes.
La Rioja es una extensa llanura entre dos cordilleras con Logroño en uno de sus extremos. Si bien el terreno se ondula en infinidad de pequeños valles, no representa una dificultad significativa (ni siquiera para los principiantes). Puesto que en ocasiones la ruta transcurre por caminos de tierra, una lluvia intensa sí podría hacer el viaje difícil así que hay que elegir bien el momento. Puedes consultar la pestaña del clima pero incluso yendo en uno de los meses en los que más llueve, como fuimos nosotros, el viaje es posible. Solo nos llovió un poco el penúltimo día, cuando regresábamos por el Camino de Santiago, pero fue un chispy chispy muy suave que no complicó la ruta, pero entendemos que, de haber sido más fuerte, el barro nos lo hubiera puesto difícil, y tendríamos que haber buscado la carretera para conseguir llegar al destino.
Es un viaje ideal si dispones de una semana en primavera u otoño. Fácil de organizar pues no existe barrera idiomática y al ser circular, (empieza y termina en Logroño) es una buena ocasión para alquilar las bicis y dejar tus maletas allá donde las recojas, y encontrarte con ellas de nuevo a la vuelta. Quizás lo más complejo, si no vives en la península o no quieres llevar tu propio coche, es el acceso a Logroño pues, siendo una capital autonómica, no se puede ir en avión ni hay una autopista directa desde Madrid. Al margen de este pequeño inconveniente, todo son facilidades.
LFGP
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España